Plaza de España, 1. 976 60 31 11

    Personajes históricos

    Pedro de Arbués

    Nació en Epila en 1440 y, tras estudiar en la Universidad de Zaragoza, ingresó en 1469 en el Colegio Mayor de San Clemente de Bolonia. Fue catedrático de filosofía moral en la Universidad de aquella ciudad italiana. En 1474 fue elegido canónigo de La Seo de Zaragoza y desde 1484 primer Inquisidor de Aragón por delegación del Inquisidor General Torquemada. El descontento de algunas familias nobles por la injerencia de la institución en contra de las libertades y de los Fueros del Reino culminó con su asesinato en la Catedral de La Seo de Zaragoza el 14 de septiembre de 1485. San Pedro de Arbués fue canonizado por Pío IX el 29 de junio de 1867. Festividad, 17 de septiembre.

    Juan I de Castilla y León

    Hijo de Enrique II, Conde de Trastámara, y Juana Manuel, alcanzó el trono en 1379. Casó con Leonor de Aragón en 1375, de cuyo matrimonio fueron hijos Enrique III, su sucesor, y Fernando (el de Antequera), que reinará en Aragón. En 1385 casa con Beatriz de Portugal. En política interior, su mandato se caracterizó por una amplia y extensa tarea legislativa y una colaboración fluida con las Cortes. Destaca la creación en 1385 del Consejo Real. Más agitada fue su política exterior, que comienza con el apoyo a Francia durante la Guerra de los Cien Años y la participación en las deliberaciones suscitadas por el Cisma. La aspiración de Juan de Gante, duque de Láncaster, a la corona de Castilla en 1383, supone un serio problema. Juan de Gante reclama el trono en virtud de su matrimonio con Constanza, hija de Pedro I el Cruel, por lo que promueve un primer ataque desde Portugal, que fracasa. En contrapartida, Juan II aspira a tomar el trono portugués, pero el desastre de Aljubarrota le hace desistir. Las convulsiones castellanas facilitan a Inglaterra la invasión de Galicia y obligan al rey a convocar las Cortes de Briviesca (1386) para tomar medidas. Sin embargo, en 1387 fracasa el ataque inglés y un año más tarde se firma el tratado de Bayona, que acaba definitivamente con las pretensiones del último de los “emperejilados”.

    Pedro Pablo Abarca de Bolea, X Conde de Aranda

    Nació en castillo de Siétamo (Huesca) el 1 de agosto de 1718. Se educó en Bolonia y Roma recibiendo una sólida y liberal formación. En 1740, consolidada su vocación militar, entró a servir en el ejército. El rey Carlos III le designó embajador en Lisboa. Conquistó el grado de Capitán General y luego fue nombrado gobernador de Valencia, cargo al que tuvo que renunciar para presidir en 1765 el Consejo de Castilla. En 1765 fue elegido Gran Maestre de la Masonería española y en abril de 1766 Capitán General de Castilla la Nueva. En el Consejo de Castilla instauró una política reformista basada en los principios de la Ilustración, realizó el primer censo de España. El cargo le fue arrebatado por Floridablanca a quien logró que destituyeran en febrero de 1792. El 14 de marzo de 1794, ante la presencia del Rey, Aranda atacó en el Consejo de Estado la decisión de Godoy de continuar la guerra con Francia. La dureza del ataque de Aranda fue aprovechada por Godoy para presionar al Rey por lo que Aranda fue desterrado a Jaén ese mismo día. En 1795 el Rey le autorizó a residir en Aragón, el Conde de Aranda decidió entonces retirarse a vivir a la Villa de Épila, donde murió de pulmonía el martes 9 de enero de 1798. Pese a sus dos matrimonios no obtuvo la deseada descendencia, por lo que su casa paso a formar parte de la Casa de Híjar. Fue enterrado en la misma iglesia parroquial epilense por espacio de doce años, según afirma Rafael Olaechea, hasta que definitivamente fue trasladado a San Juan de la Peña, tal como el mismo había ordenado en su testamento. Fue un hombre sincero y testarudo, patriota y monárquico fiel. Su carácter campechano y risueño le recompensó con la simpatía del pueblo.


    Silvestre Pérez

    Distinguido arquitecto y matemático español nacido en Epila en 1767 y muerto en 1825 en la misma localidad. Exponente del neoclasicismo del primer cuarto del siglo XIX. Se formó con Ventura Rodríguez. Estuvo pensionado en Roma y allí estudió las obras maestras de la Antigüedad y de los tiempos modernos. Desempeñó en Madrid las cátedras de Arquitectura, Geometría Práctica y Perspectiva de la Academia de San Fernando, de la cual fue nombrado vicesecretario y teniente director, ejecutando varias obras notables por su belleza y sencillez. Proyectista y dibujante admirable, trabajó para José Bonaparte y Fernando VII. Entre sus obras, la mayor parte en el País Vasco, destacaremos el Hospital de Achuri (Bilbao), el Teatro de Vitoria y las Casas Consistoriales de San Sebastián, Durango, Bermeo y Métrico, así como el diseño de un puente sobre el río Guadalquivir.

    Mariano Gaspar Remiro

    Hebraísta y arabista, nació en Épila, lugar donde también falleció el 5 de agosto de 1925. Miembro de la Real Academia de Historia, fue elegido para formar parte de ella el 24 de octubre de 1919. Tomó posesión el 23 de mayo de 1920. En 1910 fue miembro del Centro de Estudios Históricos de Granada y su Reino, con su correspondiente Revista de la que es fundador, suponiendo el primero de sus logros firmes. Si bien el Centro y su Revista realizaron actividades y acogieron trabajos de diversa índole, prácticamente la mitad de lo que se llevaba a cabo se refiriera a temas árabes por la influencia que este poseía en la institución. La Revista dejó de publicarse en 1925, con 15 números aparecidos. Poseía una colección de manuscritos árabes, como queda constancia con Al-Qur’an. (Materia religiosa) en el que aparece un sello de su biblioteca privada, es autor y editor de Historia de Murcia Musulmana de 1905.

    También te puede interesar:

    HistoriaSituaciónComarcaImágenesFiestasCallejeroTeléfonos de interésComercios / EconomíaPolígonos Industriales